Volver a pedalear tras importantes lesiones.

Todo aquel que vive con pasión el deporte y que ama realmente las bicicletas sabe lo que se siente cuando una lesión te obliga a apartarte de aquello que amas. Pero también sabe que apartarse, por mucho que cueste, es la única manera de recuperarse totalmente y poder volver a disfrutar de las afición por los pedales con toda su intensidad.

Tras una lesión importante a menudo ocurre que se nota que el cuerpo no responde igual. En principio, si la lesión no influye, ya no hay motivo aparente para no pedalear, pero no se puede forzar el cuerpo, por lo que los paseos resultan incluso frustrantes porque son demasiado intensos y agotan más de lo que debería.

Los vehículos electricos pueden ser una gran ayuda en estos casos, ya que permiten volver a pedalear pero sin realizar el mismo esfuerzo. De una manera mucho más sencilla se pueden empezar a llevar a cabo rutas más o menos largas y en diversos terrenos y sin sobrecargar la zona afectada, pero sintiendo que somos libres.

vehículos electricos

Esto no solo es una inyección de moral para la persona, que puede mejorar la recuperación y a la vez disfrutar con lo que está haciendo. También le va a permitir realizar salidas en grupo, si es lo que le gusta, sin que eso suponga un problema para nadie. Ni la persona lesionada se estará forzando de más ni el grupo tendrá que bajar el nivel para adaptarse a ella.

Muchos amantes de la bicicleta están comenzando a utilizar las bicis eléctricas para sus entrenamientos tras lesiones temporales, especialmente las más importantes, pero también tras lesiones suaves para tomárselo con calma unos días. Una vez que prueban la bicicleta con pedaleo asistido empiezan a descubrir otras ventajas muy importantes.

Por eso, es frecuente ver a personas que sin estar lesionados ni en periodo de recuperación usan las bicis eléctricas para ir aumentando gradualmente la intensidad de sus entrenamientos o para enfrentarse las primeras veces a rutas complicadas que no se sienten todavía capaces de afrontar por sus propios medios, pero que sí quieren empezar a experimentar para conocer el terreno y sus niveles de exigencia.

Estas bicis pueden funcionar como bicis convencionales si se les retira la batería, es decir, si no se usa el motor, por lo que pueden valer para entrenamientos combinados. Eso sí, el peso de la bici es mayor y es algo que se debe de tener en cuenta.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0